Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Recomendados

La Biblioteca de la Hermandad

Secretos Oscuros

La Biblioteca de Cartago

El Rincon del Vampiro

VLM - Noah

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

VLM - Noah

Mensaje  Paris el Jue 27 Oct 2016, 13:54

Se acomodó más en la pequeña y oscura cueva, tratando infructuosamente de taparse con la mayor cantidad de tierra y maleza que tenia a la mano, rogando internamente que el camuflaje de la entrada que había hecho a base de ramas, lodo y vegetación (junto con el repelente de animales que aún tenía)  despistara y ahuyentara a cualquier animal que quisiera entra a su madriguera en el día. Sentía el sol encima de ella, y aunque sabia que no podía alcanzarla en la cueva, algo dentro de ella seguía intranquilo.
Sabia que podía mantener vigilia, tranquilamente,  al menos por una hora más o hacer un esfuerzo sobrehumano y mantenerse despierta y vigil durante todo el día, pero ya sabia que eso le restaría capacidades por la noche, cuando realmente podía moverse libremente.

Mientras ese sueño implacable comenzaba a llenarla, no pudo no tener un pensamiento irónico ante su situación. Ella estaba gestando un cambio, y esta última expedición era el primer paso hacia ello. Pero nunca pensó  que su camino se torcería tanto.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El sonido insistente de la segunda alarma fue lo que termino de despertarla. Se reprendió mentalmente, se había vuelto a quedar dormida con los lentes puestos y un libro en su regazo, por consecuencia tendría dolor de cuello y se sentiría cansada durante todo el día. Por suerte ya era viernes, aunque eso solo significaba que el domingo era la fiesta por el cumpleaños de Evan y el martes partía a la expedición.

Y aunque ya casi había finalizados los preparativos para su viaje, los del cumpleaños eran otro menester.

Lugh era el que prácticamente estaba viendo los detalles de la fiesta de Evan. Grandioso, bueno y maravilloso Lugh. Aeron sabia que su amigo era más de lo que hubiera podido pedir; se habían apoyado mutuamente, pero ella sentía que la ayuda y apoyo que le había brindado Lugh durante estos años era más que incondicional y sin punto de comparación.

Se puso un batín mientras salía de su cuarto, rumbo a la cocina; un té cargado le vendría bien para espabilarse, aparte que tenía que comenzar el desayuno de Evan. Grande fue su sorpresa cuando no solo encontró a Lugh, si no a Evan en la cocina.

El niño corrió a abrazar a su madre, mientras que el mayor terminaba de servir el desayuno en la barra.

‘Ya pensábamos llevarte el desayuno a la cama, ima*’, dijo el pequeño mientras se desembarazaba de su madre.

Boker tov, nideevoot**¿A que se debe esta sorpresa?’

[*madre/**Buenos días, dulzura. Arameo]

El desayuno estaba hermosamente presentado, o al menos lo mejor posible ya que se notaba que el pequeño Evan había tenido mucho que ver en su desarrollo.

‘Evan estaba demasiado emocionado por lo de este fin de semana, su llamada al amanecer también me sorprendió un poco’, terminó por responder Lugh, ganándose un puchero del menor mientras Aeron miraba a su retoño con ligera reprobación.

‘No deberías consentirlo tanto, Lugh’

‘Así como tu no deberías dormir con tus lentes puestos y el hilo de baba en el mentón’ refuto con una sonrisa Lugh ‘Pero así son las cosas.’

Un pequeño sonrojo subió a las mejillas de Aeron y no pudo evitar llevarse una mano al mentón, lo que provoco el estallido de risas de Lugh y Evan. Después de un momento de fingida indignidad la mujer se unió a las contagiosas carcajadas de los dos varones, mientras instaba a que el menor terminara rápido su desayuno para despacharlo a la escuela.

Cuando Evan se despidió de ambos con un abrazo, Aeron y Lugh se quedaron haciendo sobre-mesa, Lugh le contaba los detalles de la fiesta de cumpleaños del niño. No había prisas, Aeron no tenia que ir a trabajar por lo cercano a al expedición y Lugh era el dueño de su pequeño taller y podía darse unos cuantos días libres (además que cualquier emergencia sus empleados podían contactarlo). Aeron no pudo evitar sonreír al ver al hombre que tenia al frente, lo conocía por mas de 16 años, habían pasado tantas cosas buenas, y también cosas muy malas, juntos.

Fue Lugh quien la apoyó incondicionalmente y sin reproches o exigiendo explicaciones, cuando a los 16 Aeron quedó embarazada de Evan; y con Mik habiéndose esfumado y sin posibilidad de poder contactarlo, fue Lugh quién le dio la mano en esos primeros momentos y ayudó a darle la noticia a su familia (que por suerte decidieron apoyarla).

Un año y medio después fue el turno de Aeron. El intento de suicidio de Lugh fue un golpe muy duro, sus padres estaba desconcertados y Lugh comenzó a encerrarse más sobre si mismo. Pero ella no se rindió, siguió insistiendo, hasta que un buen día Lugh estalló. Entre sollozos y ataques de cólera le conto sus temores. Aeron nunca tuvo dudas de su sexualidad, ni de su predisposición a sentir atracción romántica hacia otros, pero eso era algo que carcomía muy profundo a Lugh. Y es que no era que él se sintiera atraído a otros hombres, su atracción sexual era prácticamente nula, aunque había ocasiones en que si pasaba y eso lo desconcertaba; le era difícil sentirse románticamente involucrado con alguien y eso lo hacia sentirse pésimo consigo mismo.

Aeron no lo dejo solo, así que cuando Lugh se recupero un poco, comenzaron a investigar. Poco a poco, términos como Gray-Sexual y Demi-Romantic, salieron a flote y eso hizo que Lugh se sintiera mejor dentro de su propia piel.

Ahora unos tatuajes cubrían las cicatrices de sus muñecas, y aunque llevo más tiempo sanar sus heridas del alma, el hombre que tenía delante Aeron se había convertido en una persona grandiosa.

Lugh le devolvió la sonrisa.

‘¿En donde tienes la cabeza?’ inquirió el hombre.

‘En que no pudo creer que Evan ya vaya a cumplir once años,’ Aeron amplio aun más su sonrisa ‘Y que hice la mejor elección de padrino.’

Lugh lanzó una pequeña risa e igualo la sonrisa de Aeron.

‘Eso ni lo dudes.’

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Las noches en la sabana no eran tan frías en esa época del año, aunque ya había notado que su cuerpo no sentía esas diferencias tan claramente, no como antes al menos. Pero cosas más inusuales le estaban sucediendo. Aeron había roto su pequeña linterna; trató de calmarse y no entra en pánico, ya que era su única fuente de luz para poder moverse en la oscura sabana. Esas noches no hubo luna, y esa en particular era una noche cerrada.

Se obligo a si misma a serenarse. A tratar de abrir sus sentidos.

Fue como si cierta fuerza fluyera hacia sus ojos, y de repente podía ver. Tan nítidamente y con detalles como si realmente fuera de día. El cambió la desconcertó, pero no pensaba quedarse a averiguar si era temporal o no. Con su nueva visibilidad, cubrió todo el terreno posible y busco un nuevo refugio para el día.

Su nueva habilidad le ayudo mucho en las noches siguientes.

Después estaba el asunto de su alimentación: no había comido ni bebido en días. Y no es que no tuviera su cantinflora llena a su costado, simplemente no podía tragar el agua que intentaba consumir. Tenía ansia y hambre de algo, pero no sabia de que en específico.

Sus dudas se aclararon un par de noches después.

Acababa de anochecer, estaba recorriendo la sabana, cuando escucho un quejido. Estaba en su dirección, así que procedió con cautela. Lo que encontró (y vaya que tuvo suerte) fue una cebra mal herida, al parecer se había roto una de sus patas  y su manada la había dejado atrás.

Y en ese momento pudo olerlo. Sangre.

El ansia le invadió. Muy fuerte.

Se controlo, pero siguió hacia el animal. La idea le repelía, pero aparte de que casi se le hacia agua a la boca, sabía que tal vez no tendría tanta suerte de encontrar otro animal que estaba servido prácticamente en bandeja de plata. El animal no la sentía como una amenaza, a pesar de encontrase ya muy cerca y que este estaba herido, pero Aeron estaba consciente que esos quejidos atraerían  pronto a otro depredador que definitivamente no estaba dispuesta a enfrentar a mano limpia. Tenía que darse prisa.

Por instinto su cuerpo, al parecer, ya sabía que hacer. Cuando hundió sus colmillos en el animal, este lanzó un chillido de dolor y trato de defenderse. La coz que le propino no impidió que siguiera alimentándose. Sabía bien, era tibia; pero antes de que realmente calmara su sed, Aeron se dio cuenta que no podía absorber más. Al abrir sus ojos (no se había percatado en que momento los había cerrado) se alejó horrorizada del cadáver, ahora prácticamente en un estado de momificación, del animal.

‘En que maldita cosa me he convertido…’ dejó Aeron escapar de sus labios en un susurro ahogado.

A trompicones, Aeron se alejó lo más rápido posible del cadáver drenado del animal. Tratando de dejar atrás el horror de su descubrimiento y sus acciones, pero muy en el fondo sabía que no podía huir eternamente.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El domingo desayunaron nuevamente los tres juntos, esta vez los favoritos de Evan.

Mientras Lugh terminaba con el servicio del desayuno y Evan jugaba con el robot que Lugh había construido para él como regalo de cumpleaños, Aeron revisó el correo que el día anterior había llegado y que no tubo tiempo de hacerlo en su momento.

Un par de cuentas, recibos, una postal de su abuela recordándole que los esperaban en casa de sus padres el día de mañana para una cena familiar antes de que parta a la expedición (aunque igual la vería hoy más tarde cuando viniera a saludar a su bisnieto), propagandas.

Y una carta de Mik.

Aeron se encaminó a su habitación, mientras intentaba aplacar la sensación de ligereza en el pecho y las agradables cosquillas de la nuca. Era inverosímil que después de 13 años Mik aun pudiera despertar sensaciones en ella y sin necesidad de estar en persona.

Mik McCallum, Tier*, Sonnenschein**. El primero su nombre formal, el segundo el apodo con el que lo conoció, el tercero el sobrenombre que le dio Aeron en la intimidad.

[*animal/bestia /**luz de sol. Alemán]

A los 15 años Aeron, no era exactamente miss popularidad. Su notoriedad era más que nada en el campo académico. Su colegio (solo para señoritas), uno de los mejores de Oxford, valoraba mucho eso; pero era otro asunto la vida social. No es que Aeron fuera excesivamente tímida o que le faltaran amigas para compartir su vida escolar. Pero aparte de Lugh (que estudiaba en otro colegio, uno de clase media) no sabía como comportarse ante otros muchachos, sobre todo los que venían a curiosear en la salida de clases.

Y entre ellos estaba Mik.

La combinación de su atractivo y el toque de chico malo, lo hacían centro de muchas miradas y de un grupo nutrido de chicas a su alrededor. Aeron estaba en el primer grupo, el que miraba. No se atrevía a acercarse, en parte por que no quería ser una oveja más en el redil, en parte por que no sabría que decir.

Y aunque su primer encuentro, totalmente casual, fue nada glamuroso o de película, (hasta se podría decir que fue un pequeño desastre) el interés se hizo más palpable, pero esta vez de ambos lados.

A Mik le costó lo suyo ganarse más que los ojos de Aeron, y a ella le costó salir del cascarón que era su vida. Ambos aprendieron lo importante que era dar, así como saber recibir. Mik le enseño a Aeron que las cosas no siempre son lo que parecen (para bien o para mal) y el valor de forjar lo que uno quería por propia mano. Aeron le dio esperanza a Mik, la convicción que tenía una muy buena cabeza sobre los hombros y que podía sacarle mucho provecho a eso.

Aeron sintió que flotaba entre nubes de algodón de azúcar. Y aunque no se libraban de discusiones, se sintió feliz de amar a Mik.
Lamentablemente su familia no compartió esa felicidad.

Hasta el mismo Lugh tenía sus reservas. Aeron pudo notar cierta tensión mal disimulaban cuando coincidían y una mirada extraña entre ellos: como si se estuvieran midiendo. Y aunque le costó un poco hacer entra en razón a Lugh (era SU novio, era SU elección), su familia era harina de otro costal.

....... TBC


Lo siento, no he podido terminarlo D: pero el plazo era hoy. Asi que no he tenido más opcion ;___;

Aqui pondre ciertas cosas que creo q deben ser tomadas en cuenta. Las pondre como notas, ya despues lo redactaré adecuadamente u.u

- No es que Lugh y Mik se odien a muerte y aunque a ambos le gustaría que el otro saliera de la vida de Aeron (Noah) saben que eso perjudicaria a su persona de interes comun. Imagino su trato esta lleno de comentarios ironicos, sarcasmos y pujas xD

-Aeron se pronuncia Eyron

-El sobrenombre de Mik para Aeron es Rosenrot (rosa roja en alemán) Wink

-Sí, el nombre que dará sera Noah, por eso el título, el otro solo es dominio de los altos mandos de la camarilla Very Happy

-Estaría viajando a Las Vegas por que ha escuchado de Jagguer Razz

- Las metas de mi pj: Pues en primer lugar, averiguar mas de su condición, por que es asi?, que hace que sea así? Hay mas diferencias entre los vampiros, aparte de nombre de clanes y habilidades? desde cuando?
en segundo lugar, su profesion. Este desastrozo torcimiento de eventos no tiene por que impedir su crecimiento profesional. Ni que cultive nuevas habilidades ni que refuerze las ya obtenidas Wink
Y en tercero, aunque no por eso el menos importante, su nueva condición es realmente permanente? o es posible regresar a las tardes de té?

Bueno Kamui, si necesitas algo más (aparte del preludio terminado, claro) avisame Very Happy
avatar
Paris
Justicar
Justicar

Mensajes : 220
Fecha de inscripción : 18/04/2012
Edad : 26
Localización : Nowhere and Somewhere

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.